BLOG

¿Tienes una mentalidad ganadora?

Foto de Jill Wellington en Pexels

Es indudable que para alcanzar nuestros objetivos, además de tenerlos definidos, claros y por escrito, es necesario disponer de una mentalidad ganadora. Y ahora bien, ¿qué es realmente tener una mentalidad ganadora?

Tal y como se expresa en el libro: Mentalidad Ganadora. El método Emery, escrito por el entrenador de fútbol Unai Emery y el gran profesional de desarrollo humano y liderazgo Juan Carlos Cubeiro, se trata de desarrollar una mentalidad de convicción y certeza de que podemos conseguir lo que nos proponemos, por difícil que parezca. Es no decaer y pensar en tirar la toalla cuando empezamos a tener problemas u obstáculos una vez nos hemos lanzado hacia la consecución de nuestros objetivos.

La mentalidad ganadora se sustenta en tres pilares básicos:

águila

  • Convicción o «fe»
  • esfuerzo
  • perseverancia

La convicción nos ayuda a visualizar lo que queremos conseguir y sería algo parecido a sentir la certeza de “tener” o “haber conseguido” algo aunque sin haberlo hecho realidad todavía.

La convicción se sustenta en creer que “Si puedo”.

Seguro que si ahora te centras en los retos que tienes delante, en forma de aumentar clientes, generar más ingresos, deshacerte de una parte de tu negocio, abrir una nueva línea de negocio, realizar una importante inversión, dar forma a tu emprendimiento…etc. puedes decir si, es bonito decirlo pero da Vértigo 😉 y te diré que sí, que da miedo. Yo he estado ahí y lo he comprobado así como también he comprobado que cuando alimentas tu convicción, la certeza sobre tu reto aumenta dramáticamente y el resultado también.

Imagínate por un momento personas exitosas como Rockefeller o Henry Ford, con falta de convicción, ¡Imposible! Todos ellos tuvieron muchos obstáculos antes de conseguir sus objetivos pero no dudaron en que obtendrían lo que querían.

Y ¿cómo puedo alimentar la convicción?

–      Alimentando nuestra mente con pensamientos positivos de confianza y seguridad. Estos pensamientos serán los que desplazarán a los pensamientos de duda y desconfianza.

–       Esforzándote. Edison, por ejemplo, después de haber intentado centenares de veces, creó la bombilla eléctrica; no fue fácil, significó un gran esfuerzo y fue un ganador porque no decayó con todos los anteriores intentos fallidos.

–       Siendo perseverante y firme con tu propósito. Avanzando a pesar de los obstáculos con los que te vas encontrando en el camino.

–       Manteniendo una actitud y mentalidad positiva. La mentalidad ganadora es la que siempre te lleva a pensar en ganar. A modo de ejemplo, te invito a pensar en partidos de futbol, en los que a mitad del partido dependiendo de cómo vaya el marcador los jugadores “tiran la toalla”. ¿Qué pasa entonces? Que van corriendo arriba y abajo porque ellos mismos ya ven el partido como perdido. En cambio, ¿qué pasa en los partidos en los que todo puede cambiar hasta el último minuto? Que los jugadores dan lo mejor y se esfuerzan hasta el final. Y esto, es lo que puede pasar con tu empresa, con tu negocio e incluso con tu vida.

Para desarrollar una mentalidad ganadora es necesario:

–       Dar lo mejor de nosotros mismos.

–       Confiar en nosotros mismos y en lo que pretendemos conseguir.

–       Aprender de los errores.

Y para terminar, te invito a leer este interesante texto en el que hay gran aprendizaje: ¿ÁGUILA O GALLINA?.

Como símbolo de mentalidad ganadora, se dice que día que un campesino se encontró el huevo de un águila y lo llevó a a su gallinero. Una gallina lo encubó y cuando nació, la cría de águila se crió entre muchos polluelos hasta el punto que creyó que era uno más. Así es que creció y comió con ellos y, también se asustaba ante la presencia de algún zorro. El águila cacareaba como una gallina y no se atrevió a volar, como se supone que hacen las águilas. Un día, ya vieja, vio sobrevolar encima de la granja una majestuosa águila. Y pensó: Qué maravilla, qué manera de volar, ¡quién pudiera ser un águila! Y mientras decía estas palabras, una gallina le dijo: ni lo sueñes. Tu eres una simple gallina, no la reina de las aves. Consuélate con lo que eres. Y así el águila acabó sus días creyendo que era una simple gallina.

Cada uno de nosotros, con nuestra mentalidad, escoge si somos águilas o gallinas.

¿Qué mentalidad vas a tener hoy con tus metas? No dudes en compartirlo en la zona de comentarios.

Un saludo,

Begoña Cartagena

Sobre mí:

Sobre mí:

Psicóloga y Coach especializada en el cambio de Mindset. Acompaña a empresarios que se encuentran bloqueados y estancados y los ayuda a potenciar su liderazgo para impulsar sus resultados. Es instructora de Método Integra® e imparte cursos de reprogramación mental.

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

¿Quieres que te asesore en persona?

Me encantará ser la aliada de tu cambio 

Pide tu sesión de valoración.