A raíz de una conversación que he tenido esta semana con un colega y buen amigo, llegué a la conclusión de lo fácil que es perderse hoy en día en las tareas, en las obligaciones que nos ponemos, en todo lo que tenemos que hacer, y sin pretenderlo, justo eso es lo que nos provoca ansiedad y estrés….es como si quisiéramos tener el control de las cosas.

Nos enfadamos cuando nos damos cuenta de que las cosas no son como nosotros esperamos o nos gustaría que fueran y, es entonces cuando empezamos a pelearnos con la realidad. Es lo que hacemos cuando inconscientemente no queremos asumir que las cosas son como son. Y es en esta lucha, cuando nos desenfocamos y perdemos el norte.

Somos capaces, además, de replicar el mismo patrón y vivir días como si fuera el día de la marmota. Lo mismo un día tras otro…

¿Te suena esta situación?

Es doloroso darnos cuenta de que ello nos lleva a no vivir, a no saber disfrutar de las cosas y encontrarnos sin cesar, en la rueda del hámster.

Existe la tendencia a pensar que tenemos que estar ocupados y que si no lo estamos, a veces no sabemos ni qué hacer. Estamos poco acostumbrados a estar con nosotros mismos, y a disfrutar de quien somos. Y no únicamente de lo que hacemos.

 

Entonces, ¿qué podemos hacer para disfrutar?

 

Estar presentes. Lo único que existe es el momento presente

 

“El ayer es historia, el mañana es un misterio, el hoy es un regalo, por eso se llama presente.”

¡Aprovechemos este regalo!

Para poder disfrutar necesitas estar aquí, y ahora. Poner los 5 sentidos en lo que estés.

 

Algo que te será de ayuda es la respiración consciente. Respira profundamente, inhala aire y date cuenta del recorrido que sigue el aire dentro de tu cuerpo. Después expira, déjalo salir por la boca lentamente. Practica varias veces y ve acostumbrándote a esta práctica que puedes realizar en cualquier contexto.

La respiración es lo que nos conecta con el presente, con el ahora. Y cuando estás pendiente y centrado en este instante, te das cuenta de que no existe nada más. Puedes llegar a relativizar cualquier situación y perfeccionar todo aquello que estés haciendo, simplemente estando presente. En este link tienes un vídeo completo sobre un ejercicio de respiración consciente (15 min.)

Así que a partir de ahora, te invito a que pruebes a dejar la multitarea, el estar pensando en varias cosas a la vez, y te centres en una única cosa, en aquella que estés haciendo. Si lo pruebas y lo logras, verás que te cambia la perspectiva de todo.

Relacionado con ello, una película preciosa que te recomiendo es el Guerrero pacífico, una gran lección de vida y superación personal que incita a luchar por nuestros sueños, con pasión y viviendo desde el momento presente.

Qué me dices, ¿Cuán dispuesto estás a dejar ir el estrés y la vorágine y empezar a estar más presente?. Como suele decirse, sin prisa pero sin pausa. Verás como puedes llegar a más con menos.

Compártelo si te ha gustado y para que este consejo pueda llegar a más personas.

 

Sobre mí:

Soy psicóloga y Coach profesional certificada por ICF. Trabajo con profesionales y empresarios que quieren desarrollar su autoliderazgo para impulsar su carrera o su negocio, consiguiendo nuevos retos profesionales y mejorar su bienestar personal. Colaboro con organizaciones y asociaciones empresariales realizando formación y eventos para el desarrollo del potencial humano.