La verdadera medida del éxito no reside en el logro de un objetivo, sino más bien en la habilidad para replicar la consecución de objetivos y hacer que el cambio sea sostenible en el tiempo, en cualquier contexto y circunstancia.

Entonces, te preguntarás  ¿Cuál es el secreto del cambio duradero en todas las facetas de la vida?

La respuesta es disponer de una psicología y un estado mental basados en el compromiso constante de tres principios:Fuerza_Mental_Sportzapatillas

1. Crear una base sólida

Para que crezca cualquier cosa, es necesario disponer de una base sólida.  Al igual que un árbol deberá echar raíces en el suelo fértil y un corredor de maratón habrá de sentar las bases de su resistencia y su fuerza.

Nuestra base consta de dos partes: una psicología y estado mental extraordinarios y estrategias efectivas para crear el modo de vida y los hábitos que producirán resultados de forma constante.

Por ejemplo, en el ámbito de la salud, necesitaremos una base mental sólida que nos permita crear las creencias y emociones que se ajusten a nuestras necesidades; también necesitaremos una base física que implique estrategias tales como la respiración, la hidratación, la alcalinidad, la fuerza física y el movimiento.

Recordemos la inmutable ley de la vida: El 80% del éxito en la vida es psicología y un 20% es mecánica.

¿Qué 80% nos llevará a superar los desafíos, los obstáculos en los momentos duros? Una vez sepamos gestionar nuestra psicología, ¿qué estrategias adoptaremos? Cuando nuestra base adquiera mayor solidez y fuerza, serán menores las ocasiones en que los retos nos superen y frenen nuestro progreso, éxito y satisfacción.

2. Desafiar y crecer.

Una vez tenemos la base sólida, podremos no sólo abordar los desafíos que surjan sino además utilizarlos para nuestro propio crecimiento. Así, cuando surjan inevitablemente los obstáculos, podremos echar mano de nuestra base piscológica, nuestras emociones y hábitos diarios para superarlos.

La vida no es perfección sino crecimiento. El crecimiento se produce cuando afrontamos los desafíos y los obstáculos que nos permiten alcanzar el siguiente nivel.

Debemos crear una base que determinará si somos capaces de afrontar los desafíos con valor, fe y determinación o si permitiremos que nos superen con miedo, frustración y desesperación.

3. Celebrar y Recompensar.

Ante la vida podemos adoptar una actitud de jugar a no perder o jugar a ganar. Son 2 actitudes muy distintas.

Debemos aprender a reconocer nuestras victorias más pequeñas a lo largo del camino,  porque estos pequeños pasos son los que nos acercan a lograr los grandes objetivos.

Cuando celebramos nuestro éxito, nace un ansia aún mayor por construirnos una base mucho más sólida y alcanzar así victorias y triunfos de mayor envergadura. Además, ajustaremos los requsitos para alcanzar aquello que buscamos, así como los rituales y hábitos necesarios para que este éxito sostenible se convierta en parte de quienes somos.

Qué te parece, ¿Dispuesto a desarrollar estos principios? Me gustaría que dejaras un comentario sobre en cuál de ellos vas a enfocarte próximamente para alcanzar tu merecido éxito.

Sobre mí:

Soy psicóloga y Coach profesional certificada por ICF. Trabajo con profesionales y empresarios que quieren desarrollar su autoliderazgo para impulsar su carrera o su negocio, consiguiendo nuevos retos profesionales y mejorar su bienestar personal. Colaboro con organizaciones y asociaciones empresariales realizando formación y eventos para el desarrollo del potencial humano.